Después de varios meses yendo a las clases de yoga de Vero, me siento más relajada, ágil y mejor. No lo cambio por nada.